De cómo perder el tiempo en la URJC

A veces, estudiar en una universidad como la Rey Juan Carlos (la URJC, como se la conoce en el gremio) es vivir un continuo vaivén, un de-aquí-para-acá y de-allá-para-aquí. Expliquémosnos, pero antes, destacar que nos centramos en la Facultad de Comunicación, donde estos tres años de estudios me han dejado una vaga idea de qué narices pasa.

Los profesionales de comunicación, a la hora de recibir becarios, reconocen que algunos de los alumnos que mejor formados vienen son los de la URJC. El quid está en que los alumnos no lo sienten así. ¿Qué pasa? Pasa lo que se le conoce como “burocracia”. Este palabro es el causante de muchos quebraderos de cabeza, y no solo en la  URJC. Acudo al catastrofismo para decir que toda España pierde el tiempo con la burocracia.

Como en cualquier institución pública, en el momento en el que algo falla te faltan kilómetros para recorrer. De secretaría a gestión, de gestión a la decana, de la decana a secretaría, vuelta al departamento de comunicación, de ahí a gestión otra vez, etc., etc., etc. Por no contar el malgasto de papeles. Eso sí, en el momento en el que ellos tengan que comunicarte algo, espera sentado.

441901793_67d77c2507_o

Nuestra experiencia por la ausencia de profesores nos ha hinchado un poco las… glándulas (todavía tengo una carrera profesional que pulir). En este segundo cuatrimestre, de cinco asignaturas, hay dos en las que seguimos sin profesor. Uno está de baja y otro se ha jubilado, algo totalmente natural en la vida de una persona. Pero parece algo nuevo para la universidad. Después de un mes de clases, todavía no tenemos sustitutos. En una de las asignaturas, el resto de profesores se han puesto de acuerdo para suplir ese vacío y han convertido una asignatura presencial en una online. En la otra, seguimos sin noticias.

El problema de todo esto es que nadie nos ha dicho en ningún momento que esos dos profesores están ausentes, excepto nuestro profesor de diseño, quien no es el encargado de avisarnos (mención especial a sus prácticas). Y nosotros, como tontos, esperando el milagro: que apareciese un profesor por la puerta los viernes a las tres de la tarde. Pero jamás ocurrió.

Aquí es cuando entra en escena la burocracia. Hartos de esperar, el delegado de nuestra clase se pone en contacto con el departamento de comunicación. Respuesta: estamos de elecciones. ¡A tomar por… saco! Dejemos que celebren la fiesta de la democracia a gusto, hombre. Si total, ¿para qué queremos que nuestros alumnos tengan profesores pudiendo estar votando?

Estoy segura de que queréis escuchar más historias de la burocracia. Aquella que, cuando llevas un expone-solicita (ya no para pedir que no tengas que hacer contorsionismo para entrar en el baño porque quien puso esas puertas fue muy listo, no) para reclamar un profesor en una asignatura que hemos pagado, te dice que para qué lo presentamos si es muy probable que se pierdan.

En defensa de mi universidad, la poca que queda, diré que tiene grandes profesores, pero que los que están por ahí arriba, con los pies sobre la mesa, elegidos por ser alguien de alguien, eclipsan cualquier esperanza de que los alumnos salgamos con las mismas impresiones que los que nos acogen después de la carrera: la de sentirnos buenos futuros periodistas.

Anuncios

4 comentarios sobre “De cómo perder el tiempo en la URJC

  1. Hola Clara. Muchas gracias por la iniciativa que has tenido de plasmar lo que esta pasando, es una injusticia que esteis asi y que nadie haga NADA sobre todo por que estamos pagando con esfuerzo algo que por parte de algunos profesores parece que se lo toman a risa.
    Saludos

    Me gusta

    1. Hola María José, gracias por leer mis palabras y siento que tengas que sentirte identificada. Espero que en algún momento la universidad pública cambie por el respeto a los alumnos.

      Saludos.

      Me gusta

  2. Bueno, por lo menos veo que la UC3M no es la única universidad en los estudios relacionados con la Comunicación (especialmente Periodismo) son un auténtico caos. He tirado 4 años de mi vida a la basura asistiendo a esta universidad de incompetentes en la que los profesores no saben inglés (y estudio la carrera en inglés). En fin, ya veo que es más bien cuestión del país, a ver si mejoran de una vez la educación.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s